Dame un poquito más. Autor: Elton Rey


No importa lo que piensen ya de mí
Aunque digan que estoy yo loco por ti
Quiero andar siempre caminando en tu amor
y no cansarme de alabarte con todo mi corazón.

Todo lo que quiero es tu amor
aunque pase por  las noches más oscuras de mi vida
Y seguir  enamorado de tu fidelidad,
no cansarme  de ser firme y agradarte mucho más,
y poner amor donde ya no hay amor.
ser un alma enamorada  de ti Señor.

Dame un poquito más  de tu amor
Llena Señor mi corazón dame un poquito más de tu amor
para agradarte mi  Jesús
Te quiero alabar solo a ti
Un poquitito mas mi Dios
Y levantar mis manos para darte gloria a ti (Bis)

Oh, oh Jesús, te amo más eres mi Dios  y mi Señor.  (4 veces)

Vivir y alimentarme de ti
Me das vida  y  fuerza para seguir    
Y una madre tan buena que siempre me protege
yo te quiero en primer lugar de mi vida Señor.

repite coro

Rap
No importa lo que digan, no importa lo que piensen,
quiero seguirte yo por  siempre  ven Señor y quema con tu llama viva,
y si hay  noches oscuras no lo dudes Jesús esta allí.
                               
Dame un poquito más de tu amor  (Llena, llena mi corazón, Señor)
Dame un poquito más de tu amor (para adorar, glorificar, para adorar para agradar)
Te quiero alabar solo a ti
Un poquitito más mi Dios
Y levantar mis manos para darte gloria a ti.

Oh, oh Jesús, te amo más eres mi Dios  y mi Señor.  (4 veces)

Domingo de Pascua –Aleluya–. Música y letra: Jimmy Bolaños


CAPO 7

RE               SOL         RE            SOL
Adónde vas María, en horas tan tempranas,
DO      SOL         Lam              RE
Llevamos mirra y aroma, al sepulcro del Señor.
DO       SOL        RE           Mim
No está aquí, la tumba está vacía,
Lam          RE       Lam
Dime por favor, si sabes
SOL     RE    Mim       Lam                 RE
dónde se han llevado el cuerpo de mi Señor?
    DO           SOL         RE       Mim
§    María!!   - Maestro!! Eres tú Señor!
    DO                                        RE           DO       RE      SOL
§   Vuelvo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.
    DO SOL     DO  SOL  DO SOL RE  Mim    DO SOL RE  SOL
§  ¡Alelu--ya,    alelu--ya,     a----le-—lu---ya,       a—le—-lu----ya!

§  ¡Aleluya, aleluya, aleluya, Cristo resucitó!
§  ¡Aleluya, aleluya, aleluya, /Cristo resucitó!/
§  ¡Aleluya! ¡Aleluya!

No le conocía. Autor: José Santos González


Intro: Re La Mi7 La Mi7 La
                                                                          Dodim          Sim
El  domingo ya tarde volvían hacia el pueblo llamado Emaús
             MI7                    Sim             Mi7                    La
dos de ellos iban conversando entre sí todo lo que pasó.
                                                                                      La7          Re
Sucedió que mientras caminaban  se acercó a ellos el mismo Jesús
                           Rem        La                 Fa#m           Dodim   Sim
y les dijo: -¿De qué discutían?-  ¿No sabes que a Jesús Nazareno
          Mi7                  La
El Sanedrín lo crucificó?

                  Re                   La                             Mi7                          La
No le conocía pero ahora sí    transformado el pan en su persona divina
                            Re                                  La                     Mi7                               La
Con su cuerpo y sangre, su alma y divinidad  se quedó Jesús en la Santa Eucaristía


Espérabamos que Él nos salvara que Él vendría a librar a Israel.
pero con éstas cosas llevamos ya tres días de que sucedió.
Es el caso que algunas mujeres al sepulcro fueron a buscar
y no hallaron su cuerpo en la tumba que unos ángeles dicen que Él vive
pero nadie le ha mirado aún.

Él les dijo: - insensatos y tardos en su corazón para creer
Todo lo que dijeron desde antes los profetas al hablar de Él
Necesario era para que el Cristo a su gloria pudiera acceder
Padeciera eso.-  Y fue comenzando por moisés y luego los profetas
todo lo que se había escrito de Él.

Cuando al pueblo ya estaban llegando de seguir Él hizo un ademán,
Más forzándolo ellos le invitaron  a quedarse y Jesús aceptó.
Sucedió que a la mesa sentados tomó el pan, dijo la bendición,
lo partió y se los iba entregando fue entonces que le reconocieron
Pero Él se desapareció.

Se dijeron luego el uno al otro nuestro pecho sentíamos arder
cuando nos hablaba en el camino explicándonos todo sobre Él.
Levantándose en aquel momento se volvieron a Jerusalén
y encontraron reunidos  los once y a los otros que estaban con ellos
que decían:  ¡Jesús Resucitó!

Gloria (Misa parroquial) Autor: José Santos González


Re Sol La7 Re…

Re           Re7       Sol      La7    Fa#m Sim
¡Gloria! ¡Gloria! ¡Gloria a Dios en el cie-elo!
Mim                 La7                                            Re Re7
Y  en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

         Sol                  La7               Fa#m                    Sim
Po-o-or tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos,
            Mim                La7             Re               Re7
te adoramos, te glorificamos, te-e damos gra-acias,
        Sol                        La7                  Fa#n        Sim
Se-eñor, Dios rey celestial, Dios padre todopoderoso,
      Mim              La7                 Re
Se-eñor, hijo único, Jesucri-i-i-isto.

Se-e-eñor, Dios, cordero de-e Dio-os, hijo del Padre,
Tú que quitas el pecado de-el mu-u-u-undo
te-e-en piedad de nosotros, Tú que quitas el peca-ado
de-el mundo atiende-e nuestra sú-u-uplica.

Tú que estás sentado a la derecha
de-el Pa-adre ten piedad de nosotros, porque sólo Tú
eres santo, sólo Tú, Señor,
sólo Tú, altísimo Jesucristo, con el Espíritu Sa-anto
e-en la gloria de Di-os Pa-a-a-adre. Amén.

Éxodo 15 Autor: José Santos González


Intro: La Mi  La Mi Si7 Mi   

                                   La                     Mi
Cantemos al Señor, sublime es su victoria
    Si7           Mi            Fa#7    Si7
Caballos y jinetes arrojó en el mar
        Mi                          La                Mi
Los carros del faraón y todos sus soldados
       Si7                     Mi           Si7 Mi
Ahogando en el mar rojo a su capitán.

                                            Si7                      Mi
El Señor es un guerrero, su nombre es el Señor
                 La                 MI
Su diestra tiene mucha fuerza.
                       La       Si7           Sol#m  Fa#7                  Si7
Tu diestra, Señor, tritura al enemigo,     tiene mucho poder.

El Señor es mi fortaleza, Él es mi salvación
su nombre se cubrió de gloria
al Dios de mis ancestros, a Él yo cantaré y le bendeciré.

Tú conoces a tu pueblo, lo plantas en el monte
que Tú le diste por herencia.
en el mismo santuario que hiciste con tus manos

por siempre reinarás.

Buena costumbre. Autor: José Santos González


Intro: Mi7 La Mi7 La Do#7 Fa#m Si7 Mi7
                 La
De mis ancestros yo tengo la fortuna
                                                           Mi7
Que al bautizarme cuando yo era menor     
                                                                                                                          La
Quedé ya libre de la primera culpa que por adán hizo se hizo el mundo pecador. 

Como lo dice el Señor en su palabra
                                                La7        Re                                                                La
¿Quién de entre ustedes si su hijo pide pan le da una piedra? Pues si eso hacen ustedes,
                            Mi7                               La
Su padre que los ama cosas buenas les dará.
                  Do#7                          Fa#m                    Do#7                       Fa#m
Nunca me dieron oro y tampoco plata más me heredaron  la verdadera  fe
                        Si7                                                                                        Mi7
Que me ha servido cuando resbalo o caigo a ser humilde y a ponerme de pie
                   La                                                                                                       Mi7
El buen cristiano no es el que lee la biblia sino el que observa lo que en ella se lee.
                                                                                                                         La
Son más valiosos que el oro sus preceptos y su palabra es más dulce que la miel.


Intro: Mi7 La Mi7 La Do#7 Fa#m Si7 Mi7

Con buena leche mi madre a mí me ha criado
Y de su mano confiado yo crecí
Amando a Dios por sobre todas las cosas
Y a mis hermanos como me quiero a mí.

Ellos confiaron también en sus mayores
sin preguntar ni pedir comprobación
rindieron culto a Jesús Sacramentado
y con amor profundo a maría dieron honor.

Ahora me salen algunos en la calle
quesque mis padres vivieron un error
que les compruebe con un certificado
que María es virgen y madre del Señor.

Alguna gente que lee y relee  la biblia
levanta luego su dedo acusador
miran la paja en el ojo de su hermano
pero en el suyo no miran el tablón.

Cantos para el sexto domingo de Pascua - Ciclo A

Fuente: Fuente y Cumbre

Cantos para el quinto domingo de Pascua - Ciclo A

Fuente: Fuente y Cumbre

Cantos para el Cuarto domingo de Pascua - Ciclo A

Fuente: Fuente y Cumbre

El ciego. Lalo Cantú


Juan 9, 1-41 | Lalo Cantú | Domingo 4° del tiempo de Cuaresma Ciclo A

En aquel tiempo, Jesús vio al pasar a un ciego de nacimiento, y sus discípulos le preguntaron:
DO-LAm-FA-SOL

RAP
"Maestro, ¿quién pecó para que éste naciera ciego,   DO
él o sus padres?". Jesús respondió:                                        LAm
"Ni él pecó, ni tampoco sus padres.                                      FA
Nació así para que en él se manifestaran las obras de Dios. SOL

Es necesario que yo haga las obras del que me envió,
mientras es de día, porque
luego llega la noche y ya nadie puede trabajar.
Mientras esté en el mundo, yo soy la luz del mundo".

Dicho esto, escupió en el suelo, hizo
lodo con la saliva, se lo puso en los ojos al
ciego y le dijo:
"Ve a lavarte en la piscina de Siloé"

Él fue, se lavó y volvió con vista.
Entonces los vecinos y los que lo habían visto antes
pidiendo limosna, preguntaban: "¿No es éste
el que se sentaba a pedir limosna?". Unos decían:

PRECORO
"Es el mismo". Otros: "No es él,                                           LAm
sino que se le parece". Pero                                                   MIm
él decía: "Yo soy".                                                                FA
Y le preguntaban:                                                                  SOL

CORO
"Entonces, ¿cómo se te abrieron los ojos?".                     DO-SOL       
Él les respondió: "El hombre que se llama Jesús FA-SOL
hizo lodo, me lo puso en los ojos                                         DO-SOL
y me dijo: 'Ve a Siloé y lávate'.                                           FA-SOL
Entonces fui, me lavé y comencé a ver".                           LAm-SOL

RAP
Le preguntaron: "¿En dónde está él?". Les contestó: "No lo sé".
Llevaron entonces ante los fariseos
al que había sido ciego. Era sábado el día
en que Jesús hizo lodo y le abrió los ojos.

También los fariseos le preguntaron cómo había adquirido la vista.
Él les contestó: "Me puso lodo en los ojos,
me lavé y veo". Algunos de los fariseos
comentaban: "Ese hombre no viene de Dios,

porque no guarda el sábado". Otros replicaban:
"¿Cómo puede un pecador hacer semejantes prodigios?".
Y había división entre ellos.
Entonces volvieron a preguntarle al ciego:

"Y tú, ¿qué piensas del que te abrió los ojos?".
Él les contestó: "Que es un profeta".
Pero los judíos no creyeron que aquel hombre,
que había sido ciego, hubiera recobrado la vista.

PRECORO
Llamaron, pues, a sus padres
y les preguntaron: "¿Es éste su hijo, del que
ustedes dicen que nació ciego?
¿Cómo es que ahora ve?". Sus padres contestaron:

"Sabemos que éste es nuestro hijo y que nació ciego.
Cómo es que ahora ve o quién le haya dado la vista, no lo sabemos.
Pregúntenselo a él; ya tiene edad suficiente
y responderá por sí mismo". Los padres del que había sido ciego
dijeron esto por miedo a los judíos,

RAP
porque éstos ya habían convenido
en expulsar de la sinagoga a quien reconociera
a Jesús como el Mesías. Por eso
sus padres dijeron:

'Ya tiene edad; pregúntenle a él'.
Llamaron de nuevo al que había sido ciego
y le dijeron: "Da gloria a Dios.
Nosotros sabemos que ese hombre es pecador".

Contestó él: "Si es pecador,
yo no lo sé; sólo sé que yo era
ciego y ahora veo".
Le preguntaron otra vez:

¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?". Les contestó:
"Ya se lo dije a ustedes y no me han dado crédito.
¿Para qué quieren oírlo otra vez? ¿Acaso
también ustedes quieren hacerse discípulos suyos?".

PUENTE
Entonces ellos lo llenaron de insultos y le dijeron:                           LAm
"Discípulo de ése lo serás tú.                                                FA      
Nosotros somos discípulos de Moisés.                                             DO     
Nosotros sabemos que a Moisés le habló Dios.                                MI

Pero ése, no sabemos de dónde viene".
Replicó aquel hombre: "Es curioso que
ustedes no sepan de dónde viene y, sin embargo,
me ha abierto los ojos.

Sabemos que Dios no escucha a los pecadores,
pero al que lo teme y hace su voluntad, a ése sí lo escucha.
Jamás se había oído decir que alguien
abriera los ojos a un ciego de nacimiento.

Si éste no viniera de Dios, no tendría ningún poder". Le replicaron:
"Tú eres puro pecado desde que naciste,
¿cómo pretendes damos lecciones?".
Y lo echaron fuera.

PRECORO
Supo Jesús que lo habían echado fuera,
y cuando lo encontró, le dijo: "¿Crees tú en el Hijo del hombre?".
Él contestó: "¿Y quién es, Señor, para
que yo crea en él?". Jesús le dijo:

"Ya lo has visto; el que está hablando contigo,
ése es". Él dijo: "Creo, Señor".
Y postrándose, lo adoró.
Entonces le dijo Jesús:

"Yo he venido a este mundo para que
se definan los campos: para que los ciegos vean,
y los que ven queden ciegos". Al oír esto,
algunos fariseos que estaban con él

le preguntaron: "¿Entonces también                                                 LAm-MIm
nosotros estamos ciegos?". Jesús les contestó:                                 FA-SOL
"Si estuvieran ciegos, no tendrían pecado;                                       LAm-MIm

pero como dicen que ven, siguen en su pecado".                             FA-SOL-LAm

La Samaritana. Lalo Cantú, Héctor Miguel Cantú, Maryc Cantú


Juan 4, 5-42 | Lalo Cantú, Héctor Miguel Cantú, Maryc Cantú | Domingo 3° del tiempo de Cuaresma Ciclo A
En aquel tiempo, llegó Jesús
a un pueblo de Samaria, llamado Sicar,
cerca del campo que dio Jacob a su hijo José.
Ahí estaba el pozo de Jacob.
Jesús, que venía cansado del camino,
se sentó sin más en el brocal del pozo.
Era cerca del mediodía.

Entonces llegó una mujer de Samaria a sacar agua y Jesús le dijo:
"Dame de beber".
La samaritana le contestó:
"¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?"
Jesús le dijo:
"Si conocieras el don de Dios
y quién es el que te pide de beber,
tú le pedirías a él, y él te daría agua viva".

La mujer le respondió:
"Señor, ni siquiera tienes con qué sacar agua y el pozo es profundo,
¿cómo es que vas a darme agua viva?
¿Acaso eres tú más que nuestro padre Jacob,
que nos dio este pozo, del que bebieron él, sus hijos y sus ganados?"

Jesús le contestó:
"El que bebe de esta agua vuelve a tener sed.
Pero el que beba del agua que yo le daré,
nunca más tendrá sed;
el agua que yo le daré se convertirá
dentro de él en un manantial capaz de dar la vida eterna".

La mujer le dijo:
"Señor, dame de esa agua para que no vuelva a tener sed
ni tenga que venir hasta aquí a sacarla".
El le dijo: "Ve a llamar a tu marido y vuelve".
La mujer le contestó: "No tengo marido".
Jesús le dijo: "Tienes razón en decir: ‘No tengo marido’.
Has tenido cinco, y el de ahora no es tu marido.
En eso has dicho la verdad".

La mujer le dijo: "Señor, ya veo que eres profeta.
Nuestros padres dieron culto en este monte
y ustedes dicen que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén".
Jesús le dijo: "Créeme, mujer, que se acerca la hora
en que ni en este monte ni en Jerusalén adorarán al Padre.
Ustedes adoran lo que no conocen;
nosotros adoramos lo que conocemos.
Porque la salvación viene de los judíos.
Pero se acerca la hora, y ya está aquí,
en que los que quieran dar culto verdadero
adorarán al Padre en espíritu y en verdad,
porque así es como el Padre quiere que se le dé culto.
Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad".

La mujer le dijo:
"Ya sé que va a venir el Mesías.
Cuando venga, él nos dará razón de todo".
 Jesús le dijo: "Soy yo, el que habla contigo".

En esto llegaron los discípulos y se sorprendieron
de que estuviera conversando con una mujer;
sin embargo, ninguno le dijo: ‘¿Qué le preguntas o de qué hablas con ella?’
Entonces la mujer dejó su cántaro,
se fue al pueblo y comenzó a decir a la gente:
"Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho.
¿No será éste el Mesías?"
Salieron del pueblo y se pusieron en camino hacia donde él estaba.

Mientras tanto, sus discípulos le insistían: "Maestro, come".
Él les dijo: "Yo tengo por comida un alimento que ustedes no conocen".
Los discípulos comentaban entre sí:
"¿Le habrá traído alguien de comer?"
Jesús les dijo:
"Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió
y llevar a término su obra.
¿Acaso no dicen ustedes que todavía faltan cuatro meses para la siega?

Pues bien, yo les digo:
Levanten los ojos y contemplen los campos,
que ya están dorados para la siega.
Ya el segador recibe su jornal y almacena
frutos para la vida eterna.
De este modo se alegran por igual el sembrador
y el segador. Aquí se cumple el dicho:
‘Uno es el que siembra y otro el que cosecha’.
Yo los envié a cosechar lo que no habían trabajado.
Otros trabajaron y ustedes recogieron su fruto".

Muchos samaritanos de aquel poblado
creyeron en Jesús por el testimonio de la mujer:
‘Me dijo todo lo que he hecho’.
Cuando los samaritanos llegaron a donde él estaba,
le rogaban que se quedara con ellos, y se quedó allí dos días.
Muchos más creyeron en él al oír su palabra.
Y decían a la mujer: "Ya no creemos por lo que tú nos has contado,

pues nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es, de veras, el salvador del mundo".

Indicación

Para descargar las partituras y acordes para guitarra, debes contar con Adobe Reader. Puedes descargarlo AQUÍ

Cómo hacer el vibrato en el canto

Archivo del blog